bocas.es.

bocas.es.

Conservación de pescados y mariscos: lo que debes saber

Conservación de pescados y mariscos: lo que debes saber

Introducción

Los pescados y mariscos son alimentos ricos en nutrientes y con una gran versatilidad culinaria. Sin embargo, su conservación es fundamental para evitar el riesgo de intoxicaciones alimentarias y asegurar su calidad organoléptica. En este artículo vamos a repasar todo lo que necesitas saber para conservar pescados y mariscos de forma segura y eficaz.

Temperatura

La temperatura es uno de los factores más importantes a la hora de conservar pescados y mariscos. Tanto en su almacenamiento como en su cocinado, es fundamental mantener una temperatura adecuada.

Almacenamiento

Los pescados y mariscos frescos deben conservarse a una temperatura cercana a los 0 grados para evitar su deterioro. Si se van a consumir en el mismo día, pueden mantenerse en la nevera en un recipiente tapado. Si se van a consumir al día siguiente, es recomendable que se congelen para evitar su descomposición.

Para congelar pescados y mariscos, es importante limpiarlos previamente y envolverlos en bolsas de plástico para congelación. Es recomendable etiquetar las bolsas con la fecha de congelación y su contenido para evitar confusiones. En el congelador, deben situarse en la zona más fría (-18 grados).

En el caso de los pescados y mariscos cocidos, es importante enfriarlos rápidamente después de su cocinado para evitar su deterioro. Se recomienda utilizar un recipiente con hielo para enfriarlos. Una vez enfriados, pueden conservarse en la nevera durante 2-3 días.

Cocinado

En cuanto al cocinado, es importante cocinar el pescado y marisco adecuadamente para evitar su contaminación. Para ello, es fundamental asegurarse de que se cocina de forma homogénea y que se alcanzan las temperaturas adecuadas.

En el caso de los pescados, la temperatura de cocción debe rondar los 63 grados. En el caso de los mariscos, la cocción debe realizarse a una temperatura mínima de 70 grados para evitar el riesgo de hepatitis A y norovirus.

Limpieza e higiene

La limpieza e higiene son fundamentales para evitar la contaminación del pescado y marisco. En la manipulación y preparación de pescados y mariscos, es importante seguir las siguientes recomendaciones:

  • Eliminar las vísceras y escamas del pescado antes de cocinarlo.
  • Lavar el pescado y marisco con agua fría antes de cocinarlo.
  • Lavarse las manos con agua y jabón antes y después de manipular el pescado y marisco.
  • Utilizar utensilios limpios y desinfectados en la manipulación y preparación del pescado y marisco.
  • Evitar contaminar otros alimentos con el pescado y marisco.

Si se trata de pescado y marisco congelado, es importante descongelarlo en la nevera o en el microondas. Nunca se debe descongelar a temperatura ambiente, ya que aumenta el riesgo de contaminación.

Conservantes

Existen diversos conservantes que se utilizan en la industria alimentaria para prolongar la vida útil de los pescados y mariscos. A continuación, repasamos algunos de los más comunes:

  • Ácido ascórbico: También conocido como vitamina C, se utiliza como antioxidante y conservante.
  • Nitritos y nitratos: Se utilizan como conservantes y para dar coloración al pescado y marisco.
  • Benzoato sódico: Se utiliza como conservante en pescados y mariscos enlatados.
  • Sorbato potásico: Se utiliza como conservante en pescados y mariscos enlatados.

Es importante conocer los conservantes que se utilizan en los productos que compramos y consumimos para conocer su seguridad y efectividad.

Conclusiones

La conservación de pescados y mariscos es fundamental para garantizar su seguridad alimentaria y su calidad organoléptica. En la manipulación, almacenamiento y cocinado, es importante seguir una serie de recomendaciones para evitar su contaminación. Además, es recomendable conocer los conservantes que se utilizan en estos productos para tener un consumo consciente y responsable.